“La necesaria Internacionalización”

Vía ADN del Seguro

En este mundo donde ya nadie pone en duda su globalización, así como la necesidad de la búsqueda permanente de un desarrollo sostenible, hoy más que nunca, debemos afianzar relaciones, en nuestro caso profesionales, con personas, instituciones y entidades que geográficamente, están repartidas a lo largo del globo.

Agradezco a ADN del Seguro la oportunidad que me ofrece para abordar un tema tan fundamental, como es la internacionalización, tomando como referencia la Asociación profesional APROMES.

La Asociación Profesional de Mediadores de Seguros, formada por corredores y corredurías y buscando su desarrollo desde hace veintiún años en el trabajo constante del precitado desarrollo sostenible, que no consiste más que en intentar sostener aquellas cosas que no son fáciles de dicho sostenimiento, emprendió una parte de sus desarrollos corporativos, con visión expansionista, en diversos países de la UE, lo que ha significado que, a día de hoy, contemos con asociados locales en Reino Unido, Portugal, Francia, Dinamarca, Luxemburgo y Alemania.

La aportación y presencia en los anteriores países nos ha servido, y mucho, para ir conociendo de primera mano, a través de los citados asociados, cómo se iba a transponer en materia de distribución de seguros, la Directiva 2014/25/UE, del Parlamento Europeo y del Consejo de 26 de febrero de 2014. Y, en concreto, por lo que se refiere a la mediación  de seguros privados, el Real Decreto-ley 3/2020, de 4 de febrero, por el que a día de hoy y de manera normativa, se rige dicha actividad en cuanto a requisitos, estructuras y normas de obligado cumplimiento, etc.

Concluido el acercamiento a Europa, en APROMES fuimos conscientes de la necesidad de abrir relaciones bilaterales de colaboración con los países de Iberoamérica, dado el hecho histórico de compartir con estos lengua y cultura. Es decir, todo.

Esa iniciativa, ha supuesto que hoy tengamos protocolos corporativos en cuanto a formación y orientación legislativa con Asociaciones profesionales homólogas, como es el caso de ADOCOSE, en República Dominicana y CONALPROSE en Panamá.

No quedan ahí las iniciativas profesionales comenzadas hace ahora algo más de dos años, ya que en la actualidad trabajamos por el referido establecimiento asociativo bilateral con Costa Rica y Argentina. Este proyecto expansivo es cada día más motivante y atractivo.

Recientemente, además, acabamos de formar parte de la Escuela Internacional de Seguros y Finanzas, cuya sede central se encuentra en Panamá, presidiendo su Consejo Académico Internacional, en esta primera etapa.

Concluyo recordando una frase del poeta mejicano Alfonso Reyes, que resaltaba que: “América no es España, pero es lo más se le parece”.