Esther Sacristán (APROMES): «Las mujeres con responsabilidad en el sector tenemos que preocuparnos y ocuparnos de que otras mujeres vean la bondad y las ventajas de esta profesión»

Esther-Sascritán.jpg

‘Muy Segura’ entrevista a Esther Sacristán, gerente de Brosacor y vicepresidenta segunda de APROMES, Asociación Profesional de Mediadores de Seguros.

En primer lugar, nos gustaría que hiciera un breve recorrido por aquellos momentos profesionales que considera hitos dentro de su trayectoria.

Realmente desde que estoy en el sector seguros, con correduría propia, todo el recorrido profesional ha sido muy emocionante,  aunque no todo ello significa que haya sido bueno, porque esta profesión acarrea una responsabilidad muy, muy grande que te hace pasar algunas veces malos momentos. Pero el tiempo hace que solo te acuerdes de lo bueno. Dicho esto, si tuviera que destacar hitos, por no extenderme, destacaría dos que siempre los tengo presentes y cuando surge la ocasión hablo de ellos; aunque no son los más importantes por lo que ello tiene de relevancia, sí son los que más me marcaron. El primero de ellos fue cuando hice mi primera póliza multirriesgo, porque hasta ese momento solo había tocado salud y recuerdo que desde que el cliente me solicitó hacer la póliza, hasta que la hice, pasaron seis meses, ya que me leí el condicionado general de Allianz, de Generali y de Mapfre e hice un análisis comparativo extensísimo. Era un momento en el que nadie sabía lo que era, pero yo vengo de la informática y eso me hace ser muy analítica. Ese cliente todavía es cliente mío y estoy muy, muy orgullosa.

«Realmente desde que estoy en el sector seguros, con correduría propia, todo el recorrido profesional ha sido muy emocionante,  aunque no todo ello significa que haya sido bueno, porque esta profesión acarrea una responsabilidad muy, muy grande que te hace pasar algunas veces malos momentos».

El otro hito fue cuando me incorporé en la Junta Directiva de APROMES y, de repente, me vi muy involucrada en el sector y me empecé a dar cuenta de que lo que yo pensaba que solo era un problema mío, era generalizado. Desde mi posición en APROMES podía aportar algo para mejorar la situación del sector y ayudar a mis compañeros y colegas asociados en todo aquello que pudiesen necesitar y, por supuesto, que desde la Asociación fuese viable.

«Otro hito fue cuando me incorporé en la Junta Directiva de APROMES y, de repente, me vi muy involucrada en el sector y me empecé a dar cuenta de que lo que yo pensaba que solo era un problema mío, era generalizado».

Como primera mujer en la Junta de Apromes en el año 2012, junto a Virginia García en aquel momento, ¿puede hablarnos de su vinculación a la Asociación y la evolución de sus responsabilidades de ella?

Mi vinculación con APROMES pasa, en un primer momento, por ser socia, y fue algo muy importante, porque resulta que ya no estaba “sola” en el mundo del seguro, ya tenía a alguien a quien llamar en caso de necesitar ayuda, consejo, etc… Eso me relajó muchísimo considerando lo nerviosa e inquieta que yo soy. Cuando surgió la oportunidad de pertenecer a la Junta Directiva, no lo dudé, sabía que podía hacer cosas interesantes y en beneficio de la profesión a la que pertenezco.

«Mi vinculación con APROMES pasa, en un primer momento, por ser socia, y fue algo muy importante, porque resulta que ya no estaba “sola” en el mundo del seguro, ya tenía a alguien a quien llamar en caso de necesitar ayuda, consejo, etc.».

Pasé por la vocalía de formación con la responsabilidad y la importancia que esto supone para los corredores y el personal de la correduría, ya que es la base de un buen trabajo, y porque además es una exigencia por ley. APROMES siempre ha considerado la formación un puntal de la mediación, hasta tal punto que se ha trabajado en este sentido hasta conseguir que sea la primera y única Asociación que, con la colaboración de la Escuela de Seguros de Campus Asegurador, da la formación de Grupo A.

«APROMES siempre ha considerado la formación un puntal de la mediación, hasta tal punto que se ha trabajado en este sentido hasta conseguir que sea la primera y única Asociación que, con la colaboración de la Escuela de Seguros de Campus Asegurador, da la formación de Grupo A».

La Vocalía de relación con compañías me enriqueció muchísimo por la cantidad de personas interesantísimas que conocí. Esta Vocalía también me permitió conocer más en profundidad a las compañías y sus problemáticas para, quizás, entenderlas también un poco más, sobre todo porque las compañías también las hacen personas. De esta etapa me quedaron muy buenos amigos.

Ahora, desde la Vicepresidencia, además de la representación de cara al exterior, trabajo internamente en la Asociación para todo lo que sea necesario, dando apoyo a todos mis compañeros de Junta e incluso a nuestro Presidente en algunas ocasiones. Tenemos una actividad muy intensa todos y hemos de apoyarnos. Hay que considerar que todos tenemos nuestra actividad profesional paralela a la actividad que desarrollamos en la Asociación, pero que evidentemente compensa el esfuerzo que supone hacer lo que hacemos.  

«Tenemos una actividad muy intensa todos y hemos de apoyarnos. Hay que considerar que todos tenemos nuestra actividad profesional paralela a la actividad que desarrollamos en la Asociación, pero que evidentemente compensa el esfuerzo que supone hacer lo que hacemos».

¿Cuáles son sus principales retos como vicepresidenta segunda de Apromes y cuál será la hoja de ruta de la Asociación para la segunda mitad de 2019?

Como vicepresidenta segunda, no tengo un reto ni particular ni personal específico, no trabajamos por retos personales, eso está claro. Yo tengo que cumplir con las funciones que corresponden a una vicepresidencia en cuanto a representación, apoyo a mis compañeros, plantear mejoras, etc., etc., pero sobre todo pertenezco a un equipo de trabajo que es la Junta Directiva de APROMES, que establece objetivos, que identifica mejoras en el sector asegurador y que busca ayudar y aportar al socio Y este es mi reto, siempre trabajar para la profesión y para la Asociación en beneficio de todos.

«Sobre todo pertenezco a un equipo de trabajo que es la Junta Directiva de APROMES, que establece objetivos, que identifica mejoras en el sector asegurador y que busca ayudar y aportar al socio».

La hoja de ruta de la Asociación tiene que pasar por continuar con la estrategia que viene aplicando hasta ahora, que nos está aportando muchas satisfacciones en todos los sentidos. La Junta Directiva de la Asociación trabaja cada día con un objetivo fundamental: apoyar, defender e impulsar a los mediadores, tanto asociados como los que no lo son. Haciendo lo que hacemos, tanto los que pertenecen o integran el sector como los que no, querrán conocer y formar parte de la familia de APROMES. Desde esa perspectiva vamos a seguir trabajando, y sirva como ejemplo la cantidad de servicios con cargo a cuota, que son imprescindibles y obligatorios para el ejercicio de la mediación. Y así queremos que siga siendo, aunque es no lo único, por supuesto. Para mi sería impensable tener un negocio como el que tengo sin tener a mi lado a una Asociación como Apromes.

«Haciendo lo que hacemos, tanto los que pertenecen o integran el sector como los que no, querrán conocer y formar parte de la familia de APROMES. Desde esa perspectiva vamos a seguir trabajando, y sirva como ejemplo la cantidad de servicios con cargo a cuota, que son imprescindibles y obligatorios para el ejercicio de la mediación».

Mujer y seguro: ¿cuál es su visión del papel desempeñado por la mujer en un mercado tan tradicionalmente masculinizado como el asegurador?

Es un sector que puede no ser atractivo para las mujeres a la hora de elegir una profesión. Las mujeres que estamos en esto tenemos mucho carácter y somos muy echadas “p’alante”, y lo digo aclarando que no conozco a todas por supuesto, pero con las que tengo relación coinciden estas características. Las mujeres tenemos una ventaja respecto a los hombres y es el detalle a la hora de trabajar, porque evidentemente el negocio es igual para todos y las obligaciones las mismas, pero existe ese factor característico de las mujeres que marca la diferencia y que el cliente lo agradece.

«Es un sector que puede no ser atractivo para las mujeres a la hora de elegir una profesión. Las mujeres que estamos en esto tenemos mucho carácter y somos muy echadas “p’alante”

Personalmente, me siento muy respetada por todos mis compañeros de profesión, no he tenido nunca ningún problema. Me gustaría que hubiera más mujeres para compartir más experiencias, porque como te relacionas con una mujer no es igual que con un hombre, pero nunca me he sentido desplazada ni ignorada por ser mujer. Es verdad que la sociedad está ayudando mucho en la integración de la mujeres en todos los ámbitos y en cualquier sector profesional, y es desde ese enfoque, desde la generalidad, y no desde la particularidad, desde donde hay que luchar para que la mujer se integre de manera natural.  

«Personalmente, me siento muy respetada por todos mis compañeros de profesión, no he tenido nunca ningún problema. Me gustaría que hubiera más mujeres para compartir más experiencias, porque como te relacionas con una mujer no es igual que con un hombre, pero nunca me he sentido desplazada ni ignorada por ser mujer».

Por poner una pega, me he encontrado alguna vez incómoda con  algún cliente, porque he notado que la relación inicialmente es más fría conmigo que cuando se relacionan con mi Director Comercial y es posible que alguna mujer lo haya también notado, pero quizás por ser como soy lo solvento rápidamente aunque no deja de ser un “trabajo extra” lo que nos toca hacer.

Como socia-directora de Brosacor Correduría, ¿qué aspectos considera fundamentales a la hora de fomentar la visibilidad y el ascenso de la mujer a posiciones de responsabilidad dentro del sector?

El sector es muy amplio y no solo estamos hablando de mediación, aunque por lo que me toca suele ser siempre en lo que me centro, pero están también las compañías, los colegios etc… y en todos ellos ya se pueden ver a mujeres en puestos de gran responsabilidad, por ejemplo, Olga Sánchez como CEO de AXA España. Todo esto nos ayuda a todas las mujeres a hacernos más visibles e invita a que más mujeres puedan acceder a puestos de responsabilidad (si mi vecino lo tiene, yo lo quiero).

«El sector es muy amplio y en todas sus áreas ya se pueden ver a mujeres en puestos de gran responsabilidad, por ejemplo Olga Sánchez como CEO de AXA España. Todo esto nos ayuda a todas las mujeres a hacernos más visibles e invita a que más mujeres puedan acceder a puestos de responsabilidad».

Las mujeres con responsabilidad en el sector tenemos que preocuparnos y ocuparnos de que otras mujeres vean la bondad y las ventajas de esta profesión, porque ciertamente no es una profesión atractiva para la mujer, quizás porque no se promociona lo suficiente y no se muestran las posibilidades que tiene y tenemos.

«Las mujeres con responsabilidad en el sector tenemos que preocuparnos y ocuparnos de que otras mujeres vean la bondad y las ventajas de esta profesión».

Sin embargo, tenemos mucho que aportar, la revolución de la mujer comenzó hace años y aún no ha parado. ¿Por qué? Porque somos capaces, desempeñamos varios papeles (mujer, madre, trabajadora) en la misma persona y día dando lo mejor de nosotras mismas, luchadoras, multidisciplinares. Porque nos adaptamos a cualquier circunstancia con el mejor talante y nos gusta conquistar. Considero que estamos en  un momento de conquista profesional, en todos los niveles y sectores .

«Tenemos mucho que aportar, la revolución de la mujer comenzó hace años y aún no ha parado. ¿Por qué? Porque somos capaces, desempeñamos varios papeles (mujer, madre, trabajadora) en la misma persona y día dando lo mejor de nosotras mismas, luchadoras, multidisciplinares».

 Me gusta una frase que dijo Dña. María Sanchez Sanz en el primero congreso de salud, bienestar emocional y empresa para mujeres profesionales (Women Evolution) que decía “Cada puerta que se cierra a una mujer es una oportunidad menos de cambiar el mundo». Las empresas tienen que incorporar a mujeres para cambiar y mejorar.