Exito en la ponencia sobre Compliance impartida por APROMES

 

compliance.jpg
Ha tenido lugar en Madrid una jornada de trabajo para asociados de APROMES, consistente en una ponencia sobre Compliance, normativa a la que está adaptada dicha asociación.

Abrió la jornada el presidente de esta Asociación profesional de corredores y corredurías de seguros Javier Garcia- Bernal, quien destacó como obligaciones básicas de toda organización de esta naturaleza la de formar e informar.

En cuanto a la formación, destacó la enseñanza que desde el año 2004 se viene desarrollando por “ Aulapromes “ y consistente en impartir formación previa y continua de Grupo B y C, destacando que actualmente se trabaja en aras a implantar el curso de Grupo A.

IMG_1629La ponencia fue desarrollada por el abogado en ejercicio, y diplomado por la Escuela de Práctica jurídica de la Universidad Complutense, Mario Rodríguez Molina, especialista en el asesoramiento jurídico a empresas, principalmente en el área penal, mercantil y corporativa.

 Comenzó recordando que la figura del cumplimiento normativo  tiene una larga tradición en la cultura anglosajona, destacando como punto de partida para comprender la figura del cumplimiento normativo, la modificación sustancial que supuso la inclusión de la responsabilidad penal de las personas jurídicas en nuestro Código Penal, diferenciándose así la responsabilidad penal de las personas jurídicas y la responsabilidad penal de los administradores de las mismas, en este caso las corredurías de seguros; recalcando que la conducta delictiva que deriva en responsabilidad penal para la persona jurídica, ya sea cometida por sus directivos o empleados, puede darse en cualquiera de las áreas que conforman la empresa pero, manteniendo el denominador común de cometerse en beneficio, directo o indirecto para la empresa .

Destacó también que la implantación del programa de cumplimiento normativo debe ir acompañado de la difusión adecuada del mismo, alcanzando a todas las personas físicas y jurídicas que se relacionan, interna o externamente, con la empresa.

La estructura de un programa de cumplimiento normativo, compliance, requiere una labor tendente a identificar los riesgos de la empresa, configurando así un mapa de riesgos que refleje que ilícitos penales pueden materializarse en cada una de las área que conforman la empresa , así como un mapa de control de riesgos, identificando los controles general (código ético y canal de denuncias) y específicos implantados en la empresa.

IMG_5538.JPGContinuó la ponencia destacando que el programa de prevención de delitos penales, debe ser un documento vivo, que debe adaptarse a la realidad de la empresa y, por supuesto, a los cambios organizativos o funcionales que la misma experimente, requiriendo ineludiblemente la revisión y actualización permanente del plan de prevención de delitos, la implantación de un canal de denuncias y, lo que es más importante, el nombramiento de un compliance officer, con la suficiente autonomía funcional y económica dentro de la empresa para desarrollar políticas de cumplimiento normativo.

Concluyó la jornada destacándose el hecho de que ésta, es la primera que a lo largo del año llevará a cabo APROMES, acordándose que pronto tendrá lugar otra en Canarias y en Castilla La Mancha